Activaciones

Isla de Lobos (CW5R) 2005


Isla de Lobos (CW5R)

CW5R una vez más...

Muchas cosas cambiaron desde nuestra última visita allá por el año 97, donde de los 12 que participamos en esa oportunidad regresamos 6 para como quien dice comandar la actividad y basarnos en la experiencia de entonces y tratar de no repetir errores.

Recibí a través de Pedro (CX5BW), la inquietud de un grupo de colegas españoles de realizar actividades desde alguna isla de Uruguay. Pedro como siempre, muy inquieto me propuso la idea. Mi comentario fue de no inmiscuirme, si fuese que ya estuvieran haciendo algún contacto, y no repetir tramites ya realizados. En realidad al comienzo no me entusiasmé mucho ya que sabía todo el trabajo que me esperaba, pero las ganas de volver me inquietaba como a todo el resto del grupo.

Desde hace un tiempo Julio (EA5XX) uruguayo radicado en España, muy activo en el mundo del DX desde la URE y socio de Radiogrupo Sur, le inquietó realizar alguna actividad desde aquí y me enteré de que él era quien estaba detrás de esta propuesta. De esta forma Pedro me dijo que me hiciera cargo de los permisos preparativos para entonces y eso fue el puntapié inicial.


La Isla de Lobos... su geografía y clima.

No podemos empezar a hablar de la Isla de Lobos sin mencionar brevemente a Punta del Este. Les cuento que es un lugar realmente de ensueño, hoy densamente poblada en especial en este mes de enero donde concurren miles de turistas. Es una península que se incrusta en el Océano Atlántico apuntando a la Isla de Lobos en su extremo sureste. Llena de altas construcciones, no deja de brillar durante el día como verán en alguna foto más adelante vista desde la Isla.

El grupo de islas o archipiélago denominadas genéricamente "Isla de Lobos", consta de dos entidades: Isla de Lobos, propiamente dicha (donde esta el faro y realizamos nuestra actividad) y el Islote de Lobos o Bajo Lobos, que consiste de rocas que quedan tapadas por el mar los días de sudestadas. Su ubicación es de cuatro millas al sureste de Punta del Este, y es el punto más austral del país.

Posee una superficie de aproximadamente 43 hectáreas. De forma elíptica, su eje mayor de 990 metros de norte-sur y eje menor o ancho de 630 metros. Está formada por un gran macizo de granito rojizo que aflora en todo su contorno a excepción de la zona norte, en la que es cubierta por arena gruesa y de valvas de moluscos, en este lugar disfrutamos de unos regios baños entre algunos lobos marinos que no dejaban de juguetear y curiosear a nuestro alrededor. En todo el perímetro de la Isla afloran rocas que hacen peligrosa su navegación, aún en embarcaciones pequeñas.

Sin dudas Lobos fue un escollo muy duro de sortear por los navegantes en la época colonial, al acercarse o ser arrastrados por algún temporal cerca de la Isla, o no verla como sucedió muchas veces por la densa niebla, fácilmente naufragaban al rozar sus cascos con las rocas abundantes y escondidas en todo su contorno.

El clima de la Isla es templado húmedo, durante la primavera y el otoño el clima es muy agradable, el verano muy caluroso y en invierno presenta una sensación de frío penetrante, incrementado por la humedad y los vientos, la humedad relativa anual promedio se sitúa en el 82%.

Sobre las tormentas eléctricas se puede decir que son poco frecuentes y se observan mayoritariamente en el invierno. Durante ellas, y especialmente en las granizadas se destaca que los lobos marinos se alejan hacia el mar, los que sólo retornan cuando esto desaparece totalmente.

En el mes de octubre del año 1997, durante nuestra primera actividad en plena primavera, sufrimos una fuerte tormenta eléctrica, donde los estáticos marcaron fuerte presencia, apreciando los rayos caer sobre Punta del Este y sus alrededores.

Los vientos del sur son los más fuertes, y suelen castigar a la Isla durante varios días llegando los mismos a la velocidad de 90 kilómetros por hora. Estos vientos en el verano elevan rápidamente el nivel del mar, causando estragos en las crías de los lobos al ser arrastrados por las aguas mar adentro.

El color del agua de mar que circunda el archipiélago varía según la cantidad de fitoplancton en suspensión. Tiene también importancia la descarga de agua proveniente del Río de la Plata, que transforma el profundo color verde en un marrón castaño.


Los permisos.

Lo primero fue presentarnos ante la Armada Nacional y su Departamento de Relaciones Públicas, basados en actividades anteriores y como siempre el buen relacionamiento. En esta oportunidad nos recibió el Jefe de Relaciones Públicas, capitán de navío Fernando Franzini.

Así comenzamos con la presentación de la actividad y se nos conectó con el Servicio de Iluminación y Balizamiento (SERBA) y su Jefe, capitán de navío Hebert Soldini con quien tuvimos una grata entrevista a través de su segundo Capitán de Corbeta Ferrad. En la misma se pusieron en claro las posibilidades de su apoyo, así como los límites y obligaciones para ambas partes.

De aquí en más solo quedo ir concretando la autorización por parte de la URSEC (Unidad Reguladora del Servicio de Comunicaciones), a la cual solicitamos el indicativo especial "CW5R" como lo hicimos en el año 1997.

La otra autorización importante se refiere a la realizada ante la DINARA (Dirección Nacional de Recursos Acuáticos). La misma comenzó con la charla con Gerardo (CX8BBL) funcionario de la misma quien nos marcó los pasos a seguir. Se presentó una carpeta ante su director, cap. Yamandú Flancini quien sin objeción autorizó y nos puso en contacto con el Jefe del Departamento de Mamíferos Marinos, lic. Alberto Ponce de León, viejo amigo y colaborador con la radioaficion uruguaya en cada aventura que a él le compete.

Previendo alguna dificultad con los traslados realizamos contacto con Prefectura de Maldonado y su Prefecto cap. de navío Carlos Canclini, a quien presentamos todo el material y las autorizaciones ya logradas. El mismo sin objeción nos proporciona los traslados a realizar bajo la condición de costear el combustible.

El otro contacto importante fue con Daniel Mazzul (CX2RT) quien nos vinculó con las autoridades de la zona y a pesar de su viaje sobre esa fecha nos dejó hecho los contactos por cualquier ayuda a solicitar en Punta del Este.


Las antenas.

Como era de esperar el equipo de antenistas estaba con el entusiasmo al máximo. Una vez más trataríamos de que todo saliera bien y contar con la mayor cobertura posible. Para eso nos fijamos la meta de tener una antena para cada banda en forma independiente, para lo que sólo contábamos con la antena de 15 metros en óptimo estado y con casi todo el material para el resto.

Como siempre recurrimos al aporte económico de muchos de nosotros y al duro trabajo del grupo de antenistas que se reunión todos los domingos en el "Parque de antenas" para preparar mástiles y los irradiantes.

Con el escaso aluminio que cantábamos y como siempre con el apoyo de los socios, se construyeron unas y se repararon otras. Así se dispuso de antenas monobanda para 6, 10, 12, 15, 17, 20, 30, 40, 80 y 160 metros.

Para 10, 15 y 20 metros usamos los mástiles telescópicos, a los que también se les realizo un duro mantenimiento. Estos mástiles una vez desplegados llegan a unos once metros de altura.

Para 6, 12 y 17 metros usamos mástiles de seis metros de longitud y alguno de ellos se colocaron sobre las construcciones.

Para 40 metros se realizó una direccional de 3tres elementos la cual se desplegó con cuerdas, desde la parte superior del Faro a unos sesenta metros. En 80 metros se extendió un dipolo desde la parte más alta del faro.

También tuvimos que realizar una importante inversión en cuerdas las cuales debieron mantener izados todos los mástiles y sólo la antena de 40 metros nos insumió más de 350 metros.

Julián CX5BE se propuso construir las direccionales que faltaban y junto al apoyo de un gran equipo se llegó a tener antenas para todas las bandas y con sus mástiles correspondientes.

Con referencia al coaxil, tampoco fue fácil: se realizó una revisación minuciosa de cada uno de ellos, donde nos encontramos alguno afectado por la humedad y hubo que descartarlos. De todas formas cubrimos un noventa por ciento de las necesidades y como siempre recurrimos al aporte de todos para cubrir el otro diez por ciento.


La bienvenida a los participantes.

Desde un comienzo la iniciativa estuvo dada por un de expedicionarios españoles que confiaron en organización para participar de una expedición desde Uruguay. A esta iniciativa se sumó desde Estados Unidos WQ4O, quien durante muchos años nos visitó y apoyó cada una de las actividades del club. Además estarían de Argentina LU1FZR y LU5FD y Carlos (SM5KCO) uruguayo que vino desde Suecia. En un principio el grupo de radioaficionados españoles era mayor pero sólo pudieron disponer de tiempo para venir Javier (EA5KM) y Antonio (EA5RM).

La llegada se produjo casualmente muy coordinada ya que los recibimos en el aeropuerto internacional en primera instancia a Javi y Tony desde a quienes no conocíamos en forma personal y con la suerte de que trajeran algo identificatorio, como lo fue la camiseta de la URE y a Orestes media después en un vuelo desde Miami. El grupo de argentinos llegaron por vía terrestre y actuó de anfitrión Raúl (CX7BY) quien los alojó y guió en su estadía por Montevideo.


Manos a la obra...

Comenzamos realizando dos traslados de antenas, mástiles y cuerdas en la embarcación "Marina", propiedad de DINARA y que gentilmente nos permitió aprovechar sus traslados de personal y relevo durante el mes de diciembre. De esta manera ya contábamos con el 80% de las antenas en el lugar prontas para ser izadas.

Coordinamos un grupo de avanzada para ir a instalar las antenas dos días antes y de esa manera aprovechar al máximo el tiempo de permanencia en la Isla.

De esta forma el día 5 de enero a las 2 de la mañana partieron rumbo a Punta del Este, Julián (CX5BE), Hugo (CX1ABB), Jorge (CX6DAP) y Enrique (CX8BBA). Los trasladó el ya amigo Miguel Delgado capitán de la embarcación de DINARA y en su barco de turismo los llevo a primera hora de la mañana.

El trabajo no fue nada fácil ya que en los horarios del medio día el sol fue insoportable. El apoyo del personal en la Isla desde un principio fue fundamental para el éxito de esta actividad.

Mientras tanto el resto del grupo en Montevideo afinaba detalles para el viaje del día viernes 7 de enero. Para el acopio de comenstible volvimos a utilizar unas viejas heladeras térmicas que nos acompañan desde las primeras expediciones en las islas de nuestro país.

Por mi parte comuniqué a prefectura el hecho de que no utilizaríamos los servicios de traslados de su departamento, ya que coordinamos todo con Miguel Delgado y su embarcación que colmaba todas nuestras expectativas y necesidades. Es así que a las 7 y 30 de la mañana ya estábamos rumbo a la Isla.

Fondeamos a unos cien metros del muelle donde nos recibió la embarcación zodiaco quien se encargó de los traslados de todos los pertrechos, antenas, caños e integrantes del grupo, de la mano del isleño personal de DINARA y el marinero de primera de la Armada Nacional, Álvaro Fajardo, quienes con amplia destreza y voluntad en pocos minutos nos pusieron en el muelle de la Isla.

Desde el muelle ya se veía el despliegue de antenas instaladas y mástiles izados que nos aseguraba el rápido comienzo de las transmisiones.

Llevamos especial atención en Orestes (WQ40), quien tiene dificultades motrices debido a problemas en su rodilla operada con una prótesis y la otra que necesita una intervención. El grupo se mostró siempre listo para ayudarle y asegurar las maniobras de traslado con éxito. Cargamos a pie unos 150 metros: trasmisores, amplificadores, coaxiles, comestibles, equipaje y algunos mástiles y antenas.

Una vez en la Isla todo el grupo fuimos recibidos por el suboficial de segunda de la Armada Nacional José Leonado da Costa, quien nos dio la bienvenida y explicó los límites de desplazamiento indicando detalles y recomendaciones para nuestra mejor estadía. Al grupo se les repartieron las camisetas con los indicativos CW5R y sacamos algunas fotos aprovechando estar todos juntos antes que cada uno se dedicase a sus tareas.

En lo personal me parecía increíble este retorno y que todo estuviese "a pedir de boca". La idea que mantenía en mi cabeza de cómo debía de salir todo, se estaba cumpliendo. Y me sentía fabulosamente bien, ya que todos estaban colaborando y era poco lo que había que recordarle al grupo porque todos estaban preparados para cada tarea y las charlas previas habían sido bien claras y precisas.


Las horas de radio

El tener la mayoría de las antenas colocadas nos permitió comenzar a transmitir a las dos horas de haber llegado, pero como la felicidad nunca es completa, la propagación no existía. Es así que Carlos (SM5KCO) incansable y entusiasta puso a trabajar el "Horrendus III" construído por Pedro (CX5BW) en la banda de 30 metros. Las primeras horas nos las complicó el consumo de éste amplificador que ocupaba el total de la corriente suministrada por el generador. Tuvimos que bajar potencia y de esa forma distribuir la alimentación. Por momentos sólo se pudo comunicar en bandas bajas en CW.

La instalación de las estaciones se realizó por completo en el edificio de los generadores, y donde tras algunas horas de frenética actividad quedaron funcionando seis estaciones con las siguientes configuraciones:

Estación nº 1 ( SSB y CW): FT-1000MP MKV y el amplificador Horrendus III fabricado por Pedro, CX5BW.
Estación nº 2 (SSB y CW) : FT-920 y amplificador Dentron de 500 vatios.
Estación nº 3 (SSB): TS-430 y amplificador Yaesu FL-2100Z.
Estación nº 4 (SSB): FT-900
Estación nº 5 (RTTY y PSK31): TS-450 y laptop con SB e interface para modalidades digitales.
Estación nº 6 (50 Mhz): IC-706.

Además se instaló una estación de VHF en FM con una direccional de 13 elementos para comunicar con Montevideo en 2 metros (frecuencia de 146 MHz).

Dado que prácticamente todas las antenas ya se encontraban operativas desde antes de nuestra llegada, excepto la direccional de cinco elementos de espaciado largo para 6 metros que instalamos más tarde y con la que realizamos algunos comunicados con estaciones de Centroamérica y el Caribe. Comenzamos a salir al aire tan pronto como la primera de las estaciones quedaba armada y a media mañana del 7 de enero, CX5BW comenzaba en 15 metros CW y aunque no tardó en formar un tremendo pile-up tras el primer CQ, pronto todos nos dimos cuenta de que la operación no iba a ser fácil debido a las bajísimas condiciones de propagación con las que nos teníamos que enfrentar. Condiciones adversas que fueron minimizadas en lo posible gracias al fantástico rendimiento de las antenas monobanda, todas ellas construidas por CX6ACY (Ricardo) y otros miembros del Radiogrupo Sur aprovechando material "surplus".

Toda nuestra alimentación eléctrica provenía de los generadores que el SERBA dispone para apoyo del sistema autónomo de baterías recargadas por energía solar para la alimentación del faro. A estos generadores, se les hacía trabajar de forma alternativa durante periodos de 12 horas, por lo que durante la operación del cambio, nos veíamos obligados al apagado de radios y ordenadores para evitar averías por el pico de tensión producido por el conmutador de cuchillas. Al mismo tiempo, nuestro consumo total quedaba limitado por las características de los generadores a 20 amperios.

Aparte de la restricciones eléctricas, se nos tenía terminantemente prohibido (por razones de seguridad por un lado y por preservar intacta la reserva natural por otro) el alejarnos más de veinte metros en cualquier dirección de la protección de los edificios, ya que los lobos marinos invaden no sólo la costa, si no que se adentran por toda la isla y este que fuera del agua se muestra muy territorial, agresivo y al tiempo curioso, no dudando en atacar utilizando sus prominentes caninos si se siente amenazado.

Dado que las normas impuestas por la DINARA y los militares se cumplían al pie de la letra, nuestras actividades "turísticas" se limitaron a algún breve y precavido chapuzón en el Atlántico y en varias visitas a lo alto del faro desde donde tras superar sus 250 escalones, hay una vista imponente de la costa de Punta del Este y del Océano y desde donde mirando al Sur, podías dejar volar tu imaginación pensando que detrás del Horizonte, más allá, mar adentro, se encontraba la Antártida.

Las condiciones climatológicas se mantuvieron constantes durante nuestra estancia excepto la primera tarde que una tormenta nos destruyó parte de las antenas y nos obligó a cesar las transmisiones, aprovechando la ocasión para disfrutar del increíble espectáculo de color que nos ofrecía el aparato eléctrico que acompañó a la tormenta, la antena de 10 metros quedo fuera de servicio donde perdimos una de las pocas aventuras de propagación.

Aun a pesar de las pobres condiciones, el espectacular montaje de antenas y estaciones, acompañado por un grupo de experimentados operadores, hicieron superar

las adversidades y quedar muy cerca de la cota de 10.000 QSOs, con una magnífica participación de las estaciones españolas que por su número en el log y a pesar de notorias ausencias, sorprendieron sobremanera a los operadores latinoamericanos que sin cesar me comentaban lo sorprendidos que se encontraban por esto.

Esta operación ha sido para todos los que hemos disfrutado de ella, una experiencia inolvidable, algo que te hacen sentir vivo. Y tan importante o más que estar allí es que sin dudas quedará no sólo en la memoria colectiva de la radioafición, si no que estará para siempre en la historia de una isla. Isla en la que en breve, miembros del Radiogrupo Sur, dejarán una placa con los nombres e indicativos de todos les que participamos en la CW5R.


Agradecimientos

Esta operación habría sido imposible sin la ayuda y colaboración de CX5DY, EA4TD, EA5AFP, EA5ELX, EA5RD, EA5RKE, EA5XX, EA7DBO, JI6KVR, la DINARA (Dirección Nacional de Recursos Acuáticos de Uruguay) y su personal en la Isla, y la Armada uruguaya a través de su Servicio de Iluminación y Balizamiento (SERBA). Y en especial un reconocimiento a nuestras familias que soportan nuestra fascinación por este hobby ciencia.

En base al artículo de la revista QSO nº 54, enero-octubre de 2005, por CX2ABC, Lupo Baño.

Las activaciones

Secciones