Activaciones

Isla de Flores (CV5A) 1997


Isla de Flores (CV5A)

Primera parte
(compendiado de la revista QSO nº 29, febrero de 1997)

Un comienzo de año como para no olvidar, se convirtió este enero de 1997, ya que como coronación de una serie de eventos, realizamos la prometida expedición DX Isla de Flores, en donde se evaluaron hasta donde llegaban las posibilidades de realización de nuestro querido club, Radiogrupo Sur.

UN POCO DE HISTORIA

Desde los albores de nuestra historia, la Isla de Flores, con su estratégico enclave, fue llave de la navegación en el Río de la Plata y especialmente la bahía de Montevideo.

En tiempos de las grandes corrientes inmigratorias se construyó el inmenso compleja, cuyas ruinas son las que actualmente encontramos.

Hotel, hospital, cementerio y crematorio, son testimonio de los esfuerzos de las autori­dades sanitarias de nuestro país por evitar las epidemias que azotaban los pueblos de Europa.

Cuarentena forzosa, incluso para los muy pudientes, la "Isla" ingresa al siglo XX, con su entorno casi novelesco de lazareto y lugar de detención, no siempre bien documentado, pero recordada sin duda, en muchas ruedas familiares, donde el abuelo o el tío, en época de Batlle o de Terra "visitaron" la isla.

Y para el final de este muy breve apunte dejamos una mención al faro, que desde nuestra independencia, ilumina la entrada al canal del puerto de Montevideo.

PREPARATIVOS

No fue poca la tarea referente a la organización, como todo los trámites llevados acabo ante la Armada Nacional Uruguaya y la promoción lograda al final de la expedición. Nos encontrábamos ante un gran desafío para todo el grupo de trabajo, ya que no solo transmitiríamos durante 48 horas, si no que consistía de una expedición de unos diez días donde se combinarían radio, convivencia y muy poco des­canso.

Para esto, sabíamos que teníamos que armar dos grupo de operadores y técnicos, ya que serían pocos los que dispusieran de una decena de días libres para permanecer en la Isla y necesariamente tendríamos que realizar un viaje de relevo.

Los primeros contactos ante la Armada Uruguaya, fueron realizados por Luis Levrero, CX2BBA, quien se informo de los pasos a llevar a cabo, para conseguir la autorización de permanencia en la Isla, así como el apoyo para el transporte de todo el equipo. A través del Jefe del Dpto. de Relaciones Publicas de la Armada Capitán de Navío Daniel Loureiro, fueron presentadas las primeras notas, y así se nos canalizo con el Servicio de Iluminación y Balizamiento de la Armada a cargo del Capitán de Navío Alberto Falco Rodríguez, quienes tienen a su cargo la juridicción de la Isla y su cuidado, y es así que la partida quedo prevista para el mes de enero del 1997.

La obtención de la autorización por parte de la Dirección Nacional de Comunicaciones (DNC), no contó con mayor dificultad, donde nos otorgaron el prefijo CV5A para las bandas de radioaficionados, así como CVC2000 para banda ciudadana.

Hubo alguna diferencia de criterios con la DNC, ya que nosotros pretendíamos el cero para dicha actividad (CV0A), que tenia trascendencia mundial y gozaría de un público muy selecto. Tras notas de ida y vuelta como ocurre en estos casos, todo quedó en lo de un comienzo: CV5A.

Dividimos el trabajo por equipos, uno de ellos fue el encargado de dar difusión al evento. Por un lado en revistas y "clusters" de radio, así como informar al Sr Ray Small, G3ALI, controlador autorizado IOTA para nuestra zona.

Por otro lado dar difusión en los medios de prensa de nuestro país, radios y televisión. En esto último nos encontramos con una grata sorpresa, ya que luego de ser distribuidos los comuni­cados de Prensa por parte de Aldo Santullo, CX8BBI y Gustavo Beitler, CX9AM, nos llovieron los llamados en busca de más información e interés en entrevistamos. Esto fue de Ricardo CX6ACY y Luis CX5BBY en viaje hacia la Isla de Flores gran motivación para darnos cuenta de la trascendencia del evento a nivel nacional.

Nos preocupaba la alimentación y el agua potable, para esos diez días, ya que no contábamos con nada en la isla, tan solo un poco de agua para la higienización, acopiada de la lluvia en pozos ya existentes y que sabíamos que no era mucha. Para esto se compraron varios bidones de veinte litros, los cuales trasportarían el agua para tomar y cocinar, y serían reabastecidos en el relevo de opera­dores.

El encargado de la cocina, fue Luisito Alvarez, CX5BBY con quien se confecciono el menú, realizó el acopio de comestibles y todo lo necesario en la cocina.

El relacionamiento y papeleo ante las Fuerzas Armadas, fue de gran importancia, ya que no solo se consiguió la autorización para la permanencia en la Isla, sino que también conseguimos el apoyo logístico para el transporte de personas y material en el buque Banco Ortiz. El primer viaje lo hicimos aprovechando el relevo del personal de guardia del Faro y de la Isla. Y el viaje de nuestros relevos y su regreso, se realizó costeando por nuestra parte el combustible del Buque. Durante nuestra permanencia en la Isla, se puso un generador a nuestro servicio por parte del departamento de Balizamiento.

El DÍA ANTERIOR

Todo casi listo, a las 6 de la mañana nos encontramos parte del grupo, en el local de deposito a unos 2000 metros del puerto de Montevideo, donde por mas de una hora estuvimos cargando todos los equipos, antenas, comestibles, etc. Para todo esto ocupamos un camión, el cual nos llevaría al puerto mas precisamente a los pies del Navío Banco Ortiz, y a las 7 y 40 horas ahí estábamos.

Ya en el puerto nos encontramos con la dificultad de que para acceder al navío debíamos pasar por encima del buque Escuela Capitán Miranda, el cual como es lógico se encuen­tra en excelente estado de conservación y nos obligaba a tomar todas las precauciones del caso.

Es aquí que arriba el Comandante del Buque escuela Capitán Miranda y al ver todo lo que teníamos que traspasar a través de su buque, es que da la orden al Teniente de Navío Otto Gosweiler del ROU 27 "Banco Ortiz" de que la carga se hiciese en otro punto del puerto. Y así fue en una maniobra de poco más de veinte minutos nos ubicamos a unos 300 metros del lugar y en una hora cargamos todo en el buque, para que en la mañana del viernes sólo tener que cargar algunos comestibles y los efectos personales de cada uno. Así que cumplíamos con la tarea de esa jornada víspera del viaje.

EL VIAJE A LA ISLA DE FLORES

El viernes a las 8 AM, no faltaba nadie a bordo, inclusive las cámaras de televisión, con quienes habíamos acordado realizar una cobertura de nuestra actividad y de la Isla y su historia. Es así que sobre las 9 y 30 Horas zarpábamos del Puerto de Montevideo hacia la Isla de Flores, lo que nos llevaría unas dos horas de viaje. Contamos con todos los operadores que quedarían en la Isla, así como del personal técnico y de apoyo que viajaba para luego retornar con el buque.

Debemos destacar el excelente relacionamiento con el personal de abordo, con quienes Compartimos gratos mo­mentos, y fueron muy buenos anfitriones de esta travesía, mostrándonos todas las instalaciones así como del instrumental que disponían a bordo. En la cubierta del buque comenzamos a recibir los primeros rayos solares los que luego se convertirían en uno de los principales problemas.

Ya con la Isla a unos pocos metros de distancia comen­zamos a aprontar todo para el desembarco. A unos 150 metros del muelle comenzó la maniobra de anclaje, ya que no se podía arrimar mas por razones del calado del buque y del fondo rocoso.

Segunda parte
(compendiado de la revista QSO nº 30, abril de 1997)

EL TRASLADO DE LOS EQUIPOS

Comenzó una tarea que llevaría varias horas de arduo trabajo. Lo primero fue el traslado desde el buque hasta el muelle a unos 80 metros de distancia, en un bote inflable "Zodiaco"; lo que nos llevo unas cuatro horas de carga y descarga de torretas, mástiles, antenas, equipos de radio, equipo de mantenimiento, comestibles, agua potable, efectos personales y por supuesto todos los operadores.

Contamos con un importante apoyo del grupo de socios que viajó junto a los operadores, que no se quedarían los primeros cinco días en la isla, pero eran pieza fundamental en el traslado de equipos.

Lo mas duro fue llegar hasta el lugar de transmisión, ya que consistía en un recorrido de unos 300 metros con una pendiente, que en alguno de sus puntos llegaba a unos 30 grados. Contamos para esto con el auxilio de un carro de dos ruedas, usado por el personal de la isla. El mismo debía ser llevado por no menos de dos personas, pero, a pesar de esto fue de una gran ayuda.

INSTALACIÓN DE LAS ESTACIONES Y ANTENAS

El lugar elegido fue en los alrededores del faro, debido a que está en el punto mas alto de la Isla.

Se trasladó todo hasta las proximidades del faro, convir­tiéndose el Sol en nuestro peor enemigo. Durante el medio­día paramos por dos o tres horas el traslado y armado de estaciones y antenas.

La Isla es una gran roca cubierta con sedimento de las aves y construcciones ruinosas. Su costa es rocosa, sin playas de arena, la que es sustituida por un manto de conchilla de mejillones y cantos rodados. Esto, sin lugar a dudas, colaboraba, junto con el reflejo del mar, a hacer mas insoportable el calor, el cuál era a la sombra, de unos 36 grados centígrados.

El grupo funcionó de maravilla, no se hacía ningún viaje sin aprovechar el mismo para trasladar alguna cosa. Instalamos la cocina y la estación de 11 metros. en un punto estratégico, a unos 350 metros del faro donde los pescado­res suelen pernoctar cuando las condiciones climáticas no les permiten llegar a las costas, y con ellos también compar­timos mas de una comida, donde intercambiábamos expe­riencias, ellos entusiasmados con nuestro hobby y nosotros con su vida de mar (irónico, pero cierto). Luisito CX5BBY, se encargó de la alimentación durante los diez días, con el menú previsto, y la coordinación funcionó a las mil maravi­llas. La estación de 11 metros CVC2000, fue coordinada por Luis, junto al apoyo del resto de operadores, y mas adelante le contaremos los pormenores y el desarrollo.

La instalación de la antenas alrededor del faro no fue cosa fácil. Si bien muchas de ellas gozaron de condiciones inigualables, en otras ocasiones los puntos de amarre se hicieron trabajosos por lo que les comentaba anteriormente, que el piso de roca no permitía clavar las estacas con las que amarramos los mástiles, por lo que tuvimos que ingeniarnos con los puntos ya existentes y las salientes de roca. Todos estuvimos ocupados y los minutos de descanso eran escuetos.

En forma simultánea se instalaban las estaciones y las antenas. Esto nos llevo tres días continuos, descontan­do las horas de sueño y de comer; realmente fue extenuante. Las antenas utilizadas fueron: direccional tribanda de tres elementos, vertical Antron A99 en 11 metros., periódica logarítmica para 40 metros. periódica logarítmica para 80 metros., dipolos para 40, 80 y 17 metros., en 160 metros. utilizamos un dipolo acortado colocado en "slooper", direccional tribanda de seis elementos y direccional para 10 y 11 metros,. tres elementos.

En VHF: direccional 3 elementos para 6 metros. y vertical para la misma de 1/4 de onda, vertical doble banda VHF-UHF, direccional 13 elementos. y 7 elementos para 2 metros. Fueron ajustadas con el analizador de antenas MFJ modelo 259. En todo esto, como se podrán imaginar, se hicieron un sinfín de reacondicionamientos, cambios de lugar, roturas, reinstalación y por supuesto en más de una ocasión los vientos nos hicieron reorganizar y tensar riendas, así como aumentar los amarres.

El clima nos acompaño durante toda la actividad, días de mucho sol y noches templadas y agradables.

LAS TRASMISIONES

Seguramente no debo de ser la persona mas indicada para tratar el tema de las transmisiones pero espero poder contarles con detalles todo lo acontecido.

Apenas pisamos la Isla, la meta era una sola: instalar una estación completa para poder largar al aire la CV5A, lo que no era poca cosa. De esta forma parte del grupo transpor­taba equipos, otro lo instalaba y el resto comenzaba a instalar antenas. Así fue que al mediar la tarde y luego de tener instalada la energía eléctrica y estar probando la primera estación por parte de Pedro y Gerardo, surge el primer inconveniente. El generador que había sido dispuesto para nuestro uso por parte del per­sonal del Servi­cio de Balizamiento fa­llo, luego de una serie de pruebas la tensión era de unos 160 voltios, por lo que hubo que poner en funcio­namiento otro de los generadores y reinstalar toda la alimentación para este nuevo generador de mayor potencia.

Es así que al finalizar la tarde comenzaban las transmisiones en telegrafía y fonía, despertando en pocos minutos una gran expectativa que se reflejaba en los "pile-up". Al mismo tiempo 11 metros. salía al aire desde el otro punto del campamento sobre la frecuencia de la Rueda Ami­gos del Uruguay, contando con toda la expectativa del caso, con excelentes condiciones de escucha se saco al aire en mas de una oportunidad la Rueda desde la Isla.

Paso a paso se fueron incluyendo otras bandas en HF y VH F. Algo para destacar, sin lugar a dudas, que fue la primera vez que se realizaron transmisiones digitales desde la Isla de Flores.

Excelentes contactos en 2 metros y en especial en SSB, así como 6 mts que contó con gran expectativa.

Los ratos de distensión se producían en el horario del almuerzo y la cena, y no faltaron bromas, así como fábulas de las "almas en pena" que merodeaban en la Isla, a lo que se sumaron algunas bromas en la oscuridad, mas de un susto, y el no transitar por la noche entre las ruinas, que realmente impresionaban, sobre todo cuando mas de una vez pisabas los sapos que abundaban en la Isla, o sin querer le pegabas un puntapié. Los ojos de los conejos en la oscuridad brillaban y como no eran pocos. todo se multiplicaba por dos.

Tercera parte
(compendiado de la revista QSO nº 31, junio de 1997)

CAMBIO DE PARTE DEL GRUPO DE OPERADORES

Esto se realizo sobre el mediodía, con mucha nostalgia el primer grupo de operadores se retiraba por razones en general de trabajo, si bien no con ganas de dejar la Isla ya que los días pasados a pesar de lo duro del trabajo habían sido suficientes para generar un relacionamiento humano y de grupo muy difícil de romper, parte del equipo se quedaba para continuar con la actividad y recibir el nuevo grupo de operadores que comenzaba a llegar con toda esa inquietud y expectativa que genera el poder ingresar al equipo.

De esta forma se realizaba el cambio de equipo de trabajo y comienza a planificarse, por parte del grupo que retornaba a tierra, todo lo referente al regreso en cinco días, para lo cual se contaba con un grupo grande de socios en apoyo para hacer mas liviano el trabajo.

EL REGRESO

Es así que llego la hora de retornar, el buque arribó sobre las 11 horas del día lunes durante varias horas se hizo el traslado de equipo de la Isla al ROU 27, con el invalorable apoyo del personal de abordo.

Parte del grupo aprovechaba minutos de descanso, dándose un chapuzón en la bahía del pequeño muelle como despedida de algo que quedaría grabado en nuestro recuerdo, no solo por haber vivido tantos días en una Isla que no es habitual sea visitada, y menos por tantas personas en tan poco tiempo. Seguramente volverán a tener tranquilidad las gaviotas y conejos que pueblan la Isla en toda su extensión y en menor proporción ovejas, gallinas y gansos.

No sólo fue una gran experiencia de convivencia si no que se aprendió mucho por parte de los jóvenes operadores que recibieron de parte de aquellos mas experientes los conocimientos y la clave del éxito en estas expediciones.

FINAL PARA CV5A Y CVC2000

Una vez más me ha tocado escribir sobre un evento con el apoyo del equipo redactor del OSO, espero haberles con­tado parte de lo sucedido, ya que contarles todo nos llevaría mas de una revista, creo haberles hecho llegar la parte mas sobresaliente del evento y que no fue poca cosa. Felicita­ciones a el grupo y un enorme agradecimiento a todos aquellos que hicieron posible que esto fuese una realidad.

LOS EQUIPOS

2 YAESU FT 757 GX, 1 ICOM IC 721,1 ICOM IC 706, 1 YAESU FT 990, 1 YAESU FT 900, 1 YAESU FT 767, 1 YAESU FT 690 R11, 1 YAESU FT 101 E, 1 YAESU FT 2500, 1 KENWOOD 450 S, 1 ICOM IC 3230 H, y diversos handys de VHF/UHF para comunicación interna entre los diferen­tes operadores.-

OPERADORES Y EQUIPO DE APOYO

El equipo de operadores estuvo constituido de la si­guiente manera:

Pedro Cano CX5BW, Gerardo Otero CX8CP, Eduardo Giordano CX3AT, Miguel Angel Teti CX4CAW, Oscar To­mas CX5DN, Lupo Baño CX2ABC, Jorge Perez CX6DAP, Uruguay Martínez CX5DAX, Luis Alvarez CX5BBY, Ricar­do Cebria CX6ACY, Jorge Vega CX5CAF, Pablo Atencio CX1 DI, Aldo Santullo CX8BBI, Gustavo Beitler CX9BM. Julián Ocampo CX5BE.

Con lo que respecta a la conformación del grupo de apoyo, el mismo estuvo constituidos en esta oportunidad de esta manera:

Hugo Arroyo CX4BA, Rodolfo Diéguez CX8BAE, Luis Levrero CX2BBA, Sergio Pilatos CX6ABP, Jorge Ortiz CX6DAA, Hugo Mato CX1ABB, Rubens Curbelo CX4BBH, J.Eduardo Folonier CVC6383, Mame Girones CX2BAB, Fernando Burghi CX4BBS

AGRADECIMIENTOS

Esta lista sin lugar a dudas es mas grande, ya que cabe destacar el apoyo dado por las autoridades y personas que compartieron esta actividad haciéndolá suya, acompañando y preocupándose en todo momento del grupo humano que permaneció en la isla, así como de la actividad especifica que estábamos realizando. Es difícil comenzar este espacio y no olvidarse de nadie, por lo que les pido disculpas si así fuese. En especial destacamos la participación de la Armada Uru­guaya, quienes acompañaron este evento marcándonos el camino de la tramitación a seguir. Nos hicieron sentir muy cómodos por parte del personal del Departamento de Relaciones Públicas de la Armada y en especial quien quedo a cargo de nuestra actividad Cap. de Corbeta Machado.

El apoyo por parte del personal de Iluminación y Balizamiento de la Armada quienes tienen a su cargo la salvaguardia de la Isla y su faro, Capitán de Navío Alberto Falco Rodríguez Jefe del Servicio de Iluminación y Balizamiento de la Armada así como a su personal apostado en la Isla, quienes tuvieron mucho que ver con el éxito de la Expedición. Sin lugar a dudas una de nuestras experiencias mas emocionante fue el de navegar en un buque de la Armada, esto se hizo posible gracias al Comando de la División Servicios y su Comandan­te Capitán de Navío Federico Lebel poniéndonos en contacto con el Teniente de Navío Otto Gosweiler del Buque Banco Ortiz, quien junto con el personal del mismo colaboro con mucho entusiasmo y gran gusto.

Queremos destacar la participación de la prensa que nos apoyo desde el comienzo, a Patricia Murialdo y Veronica Peinado del programa Muy Buenos Días canal 4, Julia Moller programa Punto Final canal 4, Programa informativo Canal 4 y las Emisoras de Radio que recibieron a Aldo y Gustavo encargados de la promoción y prensa.

De esta manera llegamos al final de una Expedición más seguramente como les conté al principio la mas importante de todas y que esperamos todos hayan disfrutado los comu­nicados como nosotros los hicimos llegando a los 10.128 QSOs.

Hasta pronto y buenos DXs.

Lupo Baño CX2ABC

Las activaciones

Secciones